29.4.15

Última voluntad de Sixto Valencia

 














Publicó el periodista Luis Gantus (organizador del Festo Cómic) una carta que le envió Sixto Valencia el 20 de abril para que fuera publicado luego de su fallecimiento ocurrido el pasado día 23, y con autorización de la familia del autor muestra el texto completo.

Describe su agradecimiento con los lectores por consumir su comic de Memín Pinguín, y expresa cómo fue despojado de sus derechos de autor y  regalías por la imagen que resideñó del mismo.

Afirma que los abogados Mauricio Jaliffe, Jóse Luis Caballero y Loredo Hill fueron pagados por Manelick de la Parra Vargas (director de Grupo Editorial VID) para engañarlo sobre el pago de sus regalías.

"Nunca me entregaron pago alguno adicional y prácticamente se puede decir que no se me pagó económicamente con justicia". -Sixto Valencia

Con el tiempo ganó el juicio donde obtuvo los derechos de la imagen gráfica de Memín Pinguín y Ma'linda, y para que no exista un nuevo intento para despojar a los herederos de los personajes decidió dejarlos como un legado a los mexicanos.

ÚLTIMO COMUNICADO DE DON SIXTO VALENCIA PARA EL PUEBLO DE MÉXICO

Yo Sixto Valencia Burgos en pleno uso de mis facultades mentales y en presencia de mi familia y unas amistades, he decidido dejar este comunicado al pueblo de México para que se pueda dar a conocer a los medios una vez de que mi familia haya realizado el proceso de cremación de mis restos.

Es mi voluntad hacer del conocimiento del público en general esta comunicación escrita, además de existir un respaldo de video de lo aquí mencionado, pero que no detallaba fechas específicas, este comunicado es realizado especialmente para todos aquellos que fueron gustosos por mi trabajo, trayectoria y que me brindaron su apoyo y reconocimiento, y con un deseo de agradecerles infinitamente su compañía y amistad he decidido dejarles un relato de los hechos que deseo se conozcan al haberme despojado de un reconocimiento patrimonial y posteriormente moral de mis derechos autorales, con la única finalidad de que sean sabedores de la mala fe y poca ética moral de ciertos abogados como Mauricio Jaliffe, José Luis Caballero y en su tiempo, quien yo creí un amigo, el Licenciado Loredo Hill, todos ellos pagados por Manelick de la Parra, quien es hijo de mi querida amiga y compañera ya acaecida también Yolanda Vargas Duché.

Es importante mencionar que actualmente soy tenedor de la imagen gráfica del personaje de historieta Memín Pinguín y la Ma’ linda, tal como lo avalan los Títulos de registros marcarios números 1330306 y 1330308 (marcas innominadas), registros marcarios expedido por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, sé que después de mi muerte, las personas antes referidas intentarán, según me explican conocedores del tema intentar la nulidad de los registros, y es por eso que me permito relatarles un poco de esta historia legal que inició en el año de 1992.

Como una vez mi esposa Vicky comentó en una entrevista, parecía que yo era capaz de hasta pagar por que me dejaran dibujar  sin importarme recibir dinero alguno. Lo anterior es cierto, durante toda mi vida fui un apasionado de mi trabajo, seguí con orgullo mi vocación de dibujante y como buen artista malamente confié en todos.

Cuando hice sociedad con Yolanda siempre hubo buena fe en los tratos de reconocimiento, ya que ella se caracterizó por ser una mujer leal y honesta, desgraciadamente cuando falleció no pudo controlar la ambición principalmente de su hijo Manelick, ni de la apatía de la demás familia en involucrarse y cuidar el legado que ella dejó, además de que me acuso y reconozco mi error de que no tuve la visión suficiente para reconocer con su imprevista muerte el inicio de un calvario legal que no acabará hasta el último de mis días.

A partir de 1992 intenté que el Señor Manelick, como representante de sus hermanos respetara el reconocimiento de paternidad autoral de Memín, como de muchos más de mis personajes, muchos fueron los intentos de llegar a un acuerdo en las juntas de avenencia, en reuniones fuera de los juzgados, pero sin una solución concreta que ahora entiendo solo se hicieron para afectar mi poco patrimonio.

Finalmente el Señor Manelick de la Parra me llamó, y con engaños me dijo que me pagaría mis regalías pero que necesitaba firmara un documento donde se asentaran los modos de pago, de la misma manera me comentó que podía ir acompañado de quien en su tiempo creí era mi amigo, el Licenciado Loredo Hill para que cuidara mi firma y ahí se me entregara mi primer cheque en donde el Señor Manelick de la Parra, en su calidad de Director General de Grupo Editorial Vid, se comprometía a pagarme la cantidad total de $930,000.00 pesos en tres exhibiciones, cuyas fechas se especificaban en dicho documento, firmé ante la insistencia de los abogados que no se cansaban en mencionarme que todo era para bien, y tristemente también por quien creí mi amigo, como ya lo había mencionado, el Lic. Loredo Hill, quien me aseguró no tendría ningún efecto colateral en lo futuro, ya que el derecho de autor me seguiría protegiendo pues tenía los certificados del dibujo del personaje, pero la triste realidad es que me engañaron, me encerraron en un callejón de palabrerías aquel día en el juzgado el  22 de abril de 2008.

Ese mismo día leí la cláusula QUINTA, que se obliga a guardar estricta confidencialidad respecto al contenido del presente acuerdo y que en caso de yo darlo a conocer tendría que pagar a la editorial por pena convencional la misma cantidad correspondiente a los $930,000.00 pesos. Yo respingué pero me dijeron tanto los abogados de la parte contraria como mi propio “abogado” que era mero trámite sin efectos secundarios, que tuviera confianza, y que de todas maneras yo iba a recibir mi dinero y siempre tendría el reconocimiento autoral.  Desgraciadamente, después entendí que gracias a la falta de escrúpulos de los abogados Jaliffe, Caballero, Loredo Hill, y de Manelick, lo que realmente había firmado era una carta de reconocimiento de realización de obra por encargo, donde yo desconocía mi calidad de autor.

Al paso del tiempo y en los meses consecutivos no vimos ninguna buena voluntad para cumplir con este compromiso legal firmado ante un juez, fue entonces que decidí recurrir a otras instancias por lo que pude verme beneficiado en obtener el reconocimiento por parte del IMPI y otorgarme la Marca, y ahí, después de entender de todos los engaños legales que fui víctima, y ahora que mi salud esta mermada también entiendo que cuando muera no habrá a quien reclamarle esa absurda cláusula de confidencialidad por revelar el contenido de ese “Convenio”, por lo que es mi deseo se de a conocer su contenido para que las personas que me sigan en esta trayectoria no sean victimas de engaño, y ningún artista vuelva a ser timado legalmente por artificios poco éticos.

Por supuesto, es por demás mencionar que nunca me entregaron pago alguno adicional y prácticamente se puede decir que no se me pago económicamente con justicia, pero quiero compartirles que siempre fui muy feliz porque hice toda la vida lo que quise, que fue crear, dibujar y compartir con ustedes un poco de mi vocación, el dinero que nunca trabajó, ni tampoco se mereció espero lo disfrute Manelick para que se contente un poco de la falta de talento y honradez que no le heredó a su madre, quien siempre fue mi amiga y un excelente ser humano a quien siempre llevé en mi corazón por ser compañera en esta aventura.

Por lo que ahora, al escribir mi último comunicado al pueblo de México, quiero que sepan que junto a mi familia siempre me hicieron enormemente feliz y les digo que es mi gusto y voluntad dejarles un legado, ya que Memín Pinguín ha sido del agrado y reconocido por varias generaciones en nuestro país, así pues, es mi interés que se siga difundiendo el personaje como un símbolo de identidad con nuestros valores, mexicanidad y folclore urbano,  por lo que yo Sixto Valencia Burgos, les dejo como herencia a este negrito que brotó de mis lápices y que pude darle una vida e identidad propia.

¡Gócenlo, úsenlo, utilícenlo como bien les venga en gana!, que por mi parte no puedo darles ya más,  pero si creen que mi familia merece una retribución económica por lo que ustedes realicen, se los agradeceré eternamente, no se olviden de mi familia, y como último favor difundan lo que injustamente me hicieron a mí, para que ningún abogado, ni ninguna gente sin escrúpulos vuelva a abusar de los artistas y creativos, asesórense y nunca dejen de hacer lo que más les gusta, a pesar del resentimiento de la gente!

¡Hasta siempre mi hermoso pueblo mexicano, fue un honor haber trabajado para ustedes y poderles haber dejado un poco de la mucha felicidad que me causaba dibujar a Memín y a sus enseñanzas que traspasaron fronteras!

Atentamente,

Sixto Valencia Burgos, dibujante de Historieta y creador gráfico de Memín Pinguín además de todos los personajes que aparecen durante todas las ediciones.

No hay comentarios.: