25.9.07

Opina Bef por desaparición del comic mexicano






















Contesta Bef lo dicho por Rius antes, que la historieta mexicana desaparece por nulas oportunidades de editoriales en sacar proyectos autorales. Está de acuerdo porque es material de baja calidad cultural (como El Libro Vaquero), y afirma que el destino del comic autoral es en albúm dentro de las librerías.


El legendario monero Eduardo del Río, mejor conocido como Rius declaró recientemente en entrevista con Milenio, con motivo del homenaje que se le rendirá próximamente en el Museo del Estanquillo, que la historieta mexicana desaparece.

Sé que la noticia causará escozor en no pocos moneros y entusiastas del llamado nuevo arte. Sin embargo, me atrevo a decir que estoy de acuerdo con él.

La vieja historieta popular, aquella que inundaba los puestos de periódicos hace treinta años, y que tenía oferta para todo tipo de público, ya desapareció. Y qué bueno.

Debemos aceptar que la calidad del material nacional, el que se exponía en esos canales de distribución, siempre fue bastante pegado a lo mediocre. Con excepciones, como Los Supersabios, el propio trabajo de Rius y pocas cosas más, siempre tuvimos una historieta raboncita y vulgar.

Sé que no faltarán los defensores de Lágrimas y Risas y de Memín Pinguín. Lamento mucho dejar caer mi opinión sin anestesia, pero todos esos productos culturales me parecen de un contenido pobrísimo y con excepciones como la del propio Gabriel Vargas, Antonio Gutiérrez y Sixto Valencia entre otros pocos, de una factura gráfica lamentable.

No, no defiendo por otro lado al cómic norteamericano. Ni al europeo ni al japonés. A mí, lo que siempre me ha interesado, haciendo caso a la ley de Sturgeon ("el 90% de lo que se publica es basura"), son aquellos autores que son excepción y no parte de la bola.

Hay historietistas magníficos en México. En Francia. En los Estados Unidos. Y también, y son la mayoría, moneros y guionistas mediocres y chambones.

¿Alguien se atreve a decir, por ejemplo, que TODOS los cómics de Vertigo (ya no digamos Marvel ó DC) son buenos y valen la pena leerse? ¿O que todo el catálogo de los Humanoides Asociados es imprescindible?

El entorno editorial al que se refiere Rius ya se acabó. Es un ecosistema extinto. Las viejas revistas de editoriales como Novaro o Vid siguieron la ruta de los coches de ocho cilindros, los elepés y las videocaseteras VHS. Se fueron.

Pero al igual que los dinosaurios que evolucionaron en aves, algunos individuos, los más necios, los más aptos, alcanzaron a intuir el cambio. Se adaptaron.

El destino de ese fantasma llamado historieta nacional está, si es que existe, en las librerías. En los álbumes. Al menos la historiera autoral que es la que me interesa. No en los quioscos. ¿Alguien lamenta la desparición del Libro Vaquero, las Sensacionales o el Simón Simonazo? Yo no.

¿Que Ricardo Peláez no tiene trabajo? Se dedica a la ilustración, con bastante éxito. ¿Acaso Peláez querría trabajar un título quincenal para Editorial Vid? Lo dudo.

¿Que los moneros se tienen que ir a buscar trabajo a Europa o Estados Unidos? Pues muy bien, la mía es la primera generación que logra publicar en esos mercados, debido a su calidad. ¿Alguien se escandaliza de que haya mexicanos jugando soccer en la liga europea?

Rius, a quien respeto y quiero tiene razón, la historieta mexicana tal y como la conocimos durante 70 años desaparece. Y qué bueno.

(Post dedicado a Luis Gantús, con el que tantas veces he hablado de esto, y quien está haciendo algo al respecto.)
Monorama

No hay comentarios.: